El confinamiento ha forzado a muchas personas a quedarse en casa y a cambiar sus rutinas laborales haciendo su oficina en su cocina, sala de estar, dormitorio o intentando hacer su trabajo con un teléfono. Muchas personas se han visto forzadas a trabajar en una oficina portátil muy inestable e incómoda.

Trabajar con portátiles puede ser bastante nocivo. Los teclados suelen ser pequeños. Generan calambres en las manos y micro traumas en las muñecas y antebrazos. Para ver las pantallas que generalmente son muy pequeñas solemos bajar la cabeza e inclinarnos hacia delante. Esta posición crea micro traumas en el cuello, rota los hombros hacia dentro y deforma la parte superior de la espalda. Si estamos sentados en un sofá o sillón,  solemos redondear  la zona lumbar, pudiendo generar traumas en esta zona.

El sentarse ocho o más horas delante del ordenador, puede convertirse en una fuente de dolor crónico para el cuello y la espalda. El hábito continuado puede generar disfunciones crónicas articulares y  musculares.

Para evitar lesiones es esencial prestar atención a las mejores condiciones ergonómicas para nuestro lugar de trabajo. Son muchas las horas que pasamos trabajando. Desatender esta necesidad puede tener consecuencias irreversibles en nuestra salud.

He elaborado una lista de 4 acciones que podemos realizar para poder mejorar la ergonomía en nuestro lugar de trabajo.

 

 

ALTURA Y TAMAÑO DE  LA PANTALLA

El centro de la pantalla debe de estar a la altura de los ojos. Podemos regular la altura con la ayuda de un soporte especial o podemos hacerlo con libros. Personalmente, prefiero hacerlo con libros ya que así puedo ajustar la altura que se adecua a mí. Ajustar la altura de la pantalla ayuda, sobre todo, a evitar lesiones cervicales. Los ajustes son personalizados, ya que la altura de las personas varía.

La pantalla debería de tener al menos 10 pulgadas para poder leer confortablemente y no estresar los ojos.

 

 

ALTURA DEL TECLADO

Los brazos tienen que formar un ángulo de 90 grados- el brazo y el antebrazo. Las manos deben de reposar sobre el teclado. Idealmente debemos de tener un teclado externo. Esto evitará lesiones en el trapecio, zona dorsal y en los hombros.

 

 

SILLA REGULABLE

Es esencial poder regular la altura de nuestra silla para que los ajustes anteriores resulten eficaces. Una silla almohadillada (no demasiado) que proteja las lumbares y el cuello es un plus.

 

 

MUÉVETE CADA 45 MINUTOS

Cada 45 minutos incorpórate y muévete. Cambia de posición. Refresca los ojos con agua. Esto evitará los micros traumas musculares y articulares. Además te ayudará a evitar lesiones oculares.

 

[et_pb_shop type=»product_category» posts_number=»4″ include_categories=»183,179,145,185,131″ _builder_version=»4.4.7″ custom_margin=»||-3px|||»][/et_pb_shop]

También te puede interesar…