La meditación Chidakasha es una técnica de visualización pura pero también es un tipo de meditación. Esta técnica puede abrir la puerta a los secretos de la consciencia que están más allá  de nuestras percepciones.

QUÉ SIGNIFICA CHIDAKASHA

Chidakasha significa el “espacio de la consciencia” o “espacio interior”.

El término viene de la raíz sánscrita, chit, que significa “consciencia” y akasha, que significa “espacio”, “campo” o “éter”. La meditación chidakasha o dharana es la concentración en este espacio interno de la consciencia.

Nuestra consciencia individual está vinculada con la consciencia  suprema. Esta consciencia individual engloba tanto nuestra mente como nuestro cuerpo. La consciencia tiene su existencia en uno de los elementos, denominado akasha, el espacio. Es el elemento base, donde se manifiestan los otros cuatro elementos: el aire, el fuego, la tierra y el agua.

Chidaksha es la realidad, existencia y la esencia sin forma de tu existencia mental y física. Chidakasha es donde las actividades de la consciencia, tanto densas como sutiles, tienen lugar.

 

LA PRÁCTICA

Chidakasha dharana puede ser referido como visualización interna.

La meditación requiere el dominio básico de la postura. Al igual que en otras prácticas de meditación, el practicante se hade sentar en una posición confortable: un asana meditativo o postura de meditación. Existen diferentes tipos de asanas meditativos. Hay que escoger una que nos permita estar inmóviles durante toda la práctica.  Las más usuales son sukhasana, ardha siddhasana o siddhasana.

 

La meditación  consiste en cuatro estadios:

  1. Quietud corporal;
  2. Consciencia del espacio que el cuerpo ocupa en la quietud;
  3. Consciencia del espacio interior y exterior, así como del espacio mental. Observar la respiración como vínculo con la consciencia.
  4. Observar el color negro y los colores que puedan manifestarse como parte de la manifestación de la fuerza vital o prana.

La duración de la práctica puede ir de 10 minutos a una hora.

Chidakasha calma la mente, equilibra las emociones y nos ayuda a profundizar hacia el autoconocimiento.

 

Aquel que perfecciona esta práctica encuentra la luz y la sabiduría, que está más allá de las limitaciones de nuestros ojos físicos.

 

INSTRUCCIONES

Siéntate en un asana meditativo. En caso de no poder, siéntate en una silla, los pies en el suelo, la espalda recta y las manos sobre las piernas. Asegúrate de que tu columna y tu cabeza están erguidas y alineadas. Las manos se posicionan en chin o jñana mudra. Es importante que te entrenes para quedarte quieto la mayor parte del tiempo sin tensión corporal.

Realiza un compromiso de quietud durante toda la práctica.

Intenta tener consciencia de los diferentes sonidos alrededor tuyo – el tictac del reloj, el ruido del ventilador, el cantar de los pájaros, ruidos diversos lejanos o cercanos a ti.

Ten consciencia de tu cuerpo físico y de tus pensamientos. Ten consciencia total de tu cuerpo y de tu postura corporal. Mantén un flujo constante de atención hacia el espacio que tu cuerpo físico ocupa. Cuanto más consciencia desarrollas de tu cuerpo físico, la mente se vuelve más estable.

Simultáneamente a mantener tu atención en la quietud y espacio corporal,  empieza a fijarte en la respiración. La respiración es natural, a veces larga, a veces corta, de forma continua, incesante.

La esencia de tu ser, el espacio de la consciencia – de chidakasha que está en ti- del espacio que permea cada átomo de tu ser mental y de tu ser físico, espacio que no está dentro, que no está fuera y que está en todas partes.

Chidakasha no es el espacio que ocupan tus piernas o caderas.

Chidakasha no es el espacio que ocupa tu vientre.

Chidaksha no es el espacio que ocupa tu pecho.

No es el espacio que ocupan tus brazos o manos.

No es el espacio que ocupa tu frente o cabeza.

No es el espacio que está dentro o está fuera.

Cuando estás consciente de chidakasha estás consciente de todo el espacio que ocupa y que rodea el cuerpo, no en una parte particular corporal. Intenta mantener un flujo constante de atención en el chidakasha, el espacio mental, el espacio interior y el espacio exterior.

No dejes que tu consciencia mental se corte entremedias. Mantén el flujo de forma constante de atención en el chidakasha. Mantén la consciencia de chidakasha, la totalidad de tu existencia sin forma y el espacio en el que tu cuerpo existe.

Su color es el negro. No tiene forma. Intenta mantener la consciencia del color del chidakasha. ¿Es negro, gris, u otro color? Acepta que el color puede cambiar en cada momento. Acepta el color, sea cual sea y solo observa. Intenta estar consciente del cambio constante de los colores en tu pantalla mental.

Chidakasha es la existencia sin forma que sostiene tu ser físico. Si estas atento, podrás percibir los colores vibrantes que cambian incesantemente. Estos colores son la manifestación de la fuerza de la vida en ti, el prana.

En este espacio sin forma existe tu cuerpo físico. Chidakasha no es el cuerpo, es la realidad sin forma de tu cuerpo mental y físico.

Observa como cambian los colores en cada momento. Vigila los colores, observa los diferentes tonos, y deja que los colores circulen sin analizar a los colores.

Ten consciencia del espacio dentro, del espacio fuera, del espacio que permea todo.

Para terminar la meditación canta Om siete veces. Mientras cantas, convierte el Om en olas psíquicas a través de estar consciente del cuerpo y la mente. No pierdas consciencia de este espacio, el chidakasha sin forma.

Mantén la quietud unos instantes con la mirada quieta y deshaz la postura.

 

 

REFERENCIAS

Libros:

Meditations from the Tantras/ Swami Satyananda Saraswati/ 2012/ Munger, Bihar, India/ Yoga Publications Trust

 

Links:

https://www.swami-krishnananda.org/disc/disc_83.html

https://www.yogapedia.com/definition/6443/chidakasha

No se encontraron resultados

La página solicitada no pudo encontrarse. Trate de perfeccionar su búsqueda o utilice la navegación para localizar la entrada.

También te puede interesar…