He vivido en varios países donde el aceite de oliva no solo no es popular, sino que además es carísimo. En mi maleta, nunca podía faltar el aceite de oliva virgen extra, para usar al menos en las ensaladas o con el pan del desayuno. Según la región donde crecen las aceitunas, el aceite de oliva es más amargo, más suave o más picante.

De acuerdo a los últimos estudios efectuados en 2016, España es el segundo país más longevo del mundo, después de Japón, con una media de 82,9. La reconocida dieta mediterránea,  y en especial el uso del aceite de oliva, que es quizás el alimento más importante de la alimentación mediterránea, sin duda contribuyen a la longevidad de los españoles.

Se constató, varias décadas atrás,  que la tasa de mortalidad en los países mediterráneos era menor que el resto del mundo desarrollado. Había menos enfermedades coronarias y crónicas. La esperanza de vida era la mayor del mundo. El aceite de oliva siempre ha sido la estrella de la cocina mediterránea.

Existe el peligro de que, por motivos comerciales, debido a la influencia cultural de otros países, debido al abaratamiento de otras grasas de procedencia vegetal o animal o el aceite de oliva sea desplazado por otro tipo de grasas. Con la introducción del aceite de girasol, el aceite de oliva dejó de tener protagonismo, e incluso ha habido campañas para promocionar las bondades del aceite de girasol en detrimento del aceite de oliva.

Estos son los 14 beneficios principales del aceite de oliva, sino lo usas, ¡prueba a hacerlo!

EL ACEITE DE OLIVA MEJORA EL SABOR DE LOS ALIMENTOS

Con el aceite de oliva cada alimento conserva sus propiedades originales además de su aspecto natural. Su empleo en la cocción y aderezo de otros alimentos de la gastronomía mediterránea, como las verduras y las legumbres, permite realzar su sabor y facilita su consumo.

 

 

AYUDA A REGULAR EL COLESTEROL MALO

El ácido oleico (grasa mono insaturada), ayuda a disminuir el colesterol “malo” – LDL en la sangre, sin que ocurra lo mismo con el HDL o colesterol “bueno” que protege frente a la arteriosclerosis. Así, si se acumulan placas de grasa en las paredes de las arterias, el HDL se ocupa de transportar este colesterol sobrante hasta el hígado, donde se metaboliza y elimina del organismo.

Además, no aumenta los triglicéridos que son otro tipo de grasas que se liberan a la sangre una vez digeridos los alimentos. Otros aceites vegetales como el aceite de girasol o de maíz contienen también ácidos grasos cardiosaludables, pero a diferencia del aceite de oliva virgen, reducen tanto el colesterol LDL como el HDL.

 

 

FUENTE DE VITAMINA E

El aceite de oliva es fuente de vitamina E y otros compuestos menores que, aunque bajos en proporción confieren una serie de características importantes al aceite en cuanto a calidad y salud. Dentro de esta parte se encuentran, por ejemplo, diversos compuestos fenólicos, con capacidad antioxidante. Estas sustancias, además de tener beneficios para la salud, aportan mayor grado de estabilidad y dan un gusto fuerte y afrutado al aceite, lo que va a ser importante para determinar la calidad de éste.

 

 

 

DISMINUYE EL RIESGO DE PADECER UN PRIMER INFARTO O DERRAME CEREBRAL

 

De acuerdo a recientes estudios, está demostrado que el aceite de oliva baja la tensión arterial, baja el colesterol total, baja el colesterol LDL, baja los triglicéridos, baja las LDL oxidadas, baja el nivel de glucosa en la sangre, baja la arteriosclerosis de la arteria carótida, baja el colesterol HDL y sube la capacidad antioxidante en plasma, por todo ello, el aceite de oliva disminuye el riesgo de padecer un primer infarto o derrame cerebral.

 

 

EL ACEITE DE OLIVA TIENE PROPIEDADES ORGANOLÉPTICAS

Las propiedades organolépticas son todas aquellas descripciones de las características físicas que tiene la materia en general, según las que pueden percibir los sentidos, como por ejemplo su sabor, textura, olor, color o temperatura, lo que significa que es un producto enteramente natural, el cual podemos apreciar su calidad fácilmente.

En el proceso de refinado se pierden gran parte de estos compuestos antioxidantes, por lo que el tipo de aceite de mayor calidad tanto por sus características nutricionales como por su calidad organoléptica es el aceite de oliva virgen extra.

 

 

MEJORA LA PRESIÓN ARTERIAL

El aceite de oliva mejora la elasticidad de las arterias, ayudando a su dilatación cuando es necesario y mejorando los valores de la presión arterial. Contribuye, por ello, a evitar las enfermedades derivadas de una tensión arterial alta.

 

 

PROTEGE FRENTE AL CANCER

Los epidemiólogos afirman que mayoritariamente los canceres se deben a los factores ambientales, los estilos de vida (tabaco, alcohol, etc.) y la nutrición. Se calcula que únicamente un 10% de los tumores se debe a causas genéticas. Uno de cada tres tumores se debe a una dieta inadecuada. Es habitual asociar el consumo de grasas saturadas, que se encuentran especialmente en alimentos de origen animal, especialmente las carnes rojas y carnes procesadas, que parecen tener una relación directa con la aparición de ciertos tipos de cáncer, mientras que a algunas de las grasas insaturadas se les atribuye un efecto protector.

El aceite de oliva es un alimento idóneo en la prevención y lucha contra el cáncer, sobre todo los tumores gastrointestinales, de mama, de próstata y los del tracto aero digestivo alto. Este hecho se ha visto en las personas que tomaban más aceite en su dieta respecto a las que ingerían una menor cantidad. El “oleo cantal”, compuesto orgánico natural aislado presente en el aceite de oliva virgen extra y responsable de su particular sabor ligeramente picante. Los expertos han descubierto que las propias enzimas de oleo cantal provocan la muerte de la célula cancerosa mediante la ruptura de las vesículas que almacenan los residuos de la célula, sin alterar las células sanas.

ES ÚTIL PARA LAS DIETAS HIPOCALÓRICAS

El aceite de oliva extra virgen podría ser de gran ayuda para las personas que desean regular su peso. Esto se debe a que aporta sensación de saciedad y contienen grasas saludables que podrían estimular la pérdida de peso.  En este caso se recomienda consumir con moderación, ya que puede tener un efecto laxante en el organismo.

 

 

PODRÍA PREVENIR EL DETERIORO MENTAL

Por sus altos contenidos de grasas saludables mono insaturadas, el aceite de oliva podría retrasar o impedir el deterioro mental, el cual está vinculado a enfermedades mentales como el alzhéimer.

 

 

AYUDA A DISMINUIR LOS DOLORES

Por sus contenidos de oleo cantal, el aceite de oliva tiene una acción antiinflamatoria que podría ayudar a reducir dolores asociados con las articulaciones y los músculos. Varias investigaciones han concluido que las personas que consumen regularmente aceite de oliva tienen menos dolencias que aquellas que no lo consumen.

 

REDUCE LOS CASOS DE DIABETES

En un estudio publicado por la revista científica Diabetes Care se reveló que cualquier dieta mediterránea que tiene aceite de oliva es capaz de reducir los casos de diabetes tipo II hasta en un 50%. Esto se debe a que el aceite de oliva contiene grasas saludables que podrían ayudar a regular los niveles de azúcar en la sangre y la producción de insulina.

 

FORTALECE EL SISTEMA INMUNOLÓGICO

El aceite de oliva es rico en antioxidantes y otros nutrientes esenciales que pueden ayudar a fortalecer el sistema inmunológico y ofrecerle protección contra las enfermedades.

 

NUTRE Y EMBELLECE EL PELO

El aceite de oliva es una opción natural para mejorar la belleza y el brillo de tu pelo. También puedes utilizar aceite de oliva virgen extra para disminuir el encrespamiento del pelo y evitar lacas, geles, etc. Aplícalo por la noche a modo de mascarilla desde la raíz y por la mañana lávalo normalmente, así tu pelo y cuero cabelludo podrán absorber todos los nutrientes del aceite de oliva.

 

HUMECTA LA PIEL NATURALMENTE

El aceite de oliva es uno de los mejores humectantes naturales para la piel y se puede utilizar tanto a diario como en mascarillas. Ayuda a prevenir los signos del envejecimiento prematuro, a regenerar la piel y protegerla de los daños ocasionados por el sol. Utiliza pequeñas cantidades tanto en la cara como en el cuerpo húmedo y masajea hasta la completa absorción.

 

 

Referencias

Aparicio R. y Harwood J., Manual de Aceite de Oliva

Barranco D., Fernández- Escobar R., El cultivo del Olivo

[et_pb_shop type=»product_category» posts_number=»4″ show_pagination=»on» include_categories=»133,185,190,165″ _builder_version=»4.4.8″ custom_padding=»||0px|||»][/et_pb_shop]

También te puede interesar…